ÚLTIMAS PLAZAS DISPONIBLES

Porqué picar entre horas es un mal hábito que deberías abandonar hoy mismo

Existen todo tipo de especulaciones sobre este tema: ¿picar entre horas engorda? ¿picar entre horas adelgaza?, ¿picar entre horas es saludable?

Lo cierto, es que tener la mala costumbre de picar entre horas, es uno de los mayores actos de sabotaje que puedes realizar contra tu dieta saludable.

El picoteo, no son más que esas pequeñas ingestas que realizas entre las comidas.

Ya sabes, abres la nevera, un trozo queso por aquí, un pedacito de tarta por allá, ah mira aquí unas natillas…

Picar entre horas ya es malo de por sí, pero lo peor no es el hecho de hacerlo, lo peor es que normalmente cuando se pica no se ingieren alimentos saludables.

Te vas a encontrar todo tipo de informaciones en Internet sobre este tema, “alimentos que no engordan para picar entre horas”, «como picar entre horas de forma saludable”, “que picar entre horas”, etcétera.

La verdad es que para los expertos en nutrición no existen las medias tintas.

El picoteo no es un hábito saludable, lo mejor que puedes hacer para cuidar tu aspecto, tu estómago y tu salud en general, es respetar escrupulosamente el horario de tus comidas.

El picoteo continuo de alimentos que no necesitas, no es algo que vaya a beneficiar tu salud.

Además si tienes esta mala costumbre, te será difícil no subir de peso.

Te aseguro que no te vas a encontrar muchas personas delgadas que se pasen el día picando.

 

No hay que confundir la división de las comidas con picar entre horas

Tradicionalmente se creía que lo más adecuado para el organismo, era realizar tres comidas diarias.

En la actualidad, la práctica totalidad de los nutricionistas, recomiendan dividir la ingesta de alimentos en cinco partes a lo largo del día.

O sea, a las tres comidas principales (desayuno, almuerzo, cena), habría que añadir dos comidas más ligeras, una a media mañana y otra a media tarde.

Eso de las tres comidas saciantes de toda la vida, ha pasado a la historia.

Estos tentempiés o comidas más ligeras que haces entre las comidas principales, no son para nada un picoteo.

El picoteo como he dicho, es la ingesta continua de pequeñas porciones de alimentos a lo largo del día.

Aquí también incluiríamos eso de despertarse en medio de la noche para ver que hay en la nevera.

Estos tentempiés que te tomas a media mañana y a media tarde, son muy recomendables, entre otras cosas porque te ayudan a no ingerir alimentos entre las comidas.

De hecho parte de la razón de ser de los tentempiés, es evitar la tentación que se produciría si tuvieses organizada tu dieta en solo tres tomas a lo largo del día.

La conclusión es clara, cuanto más tiempo transcurra entre las comidas, mayor será la tentación.

 

 

Los 3 motivos que te llevan a picar

Es posible que en más de una ocasión te preguntes, porque estás comiendo pequeñas porciones de alimentos durante todo el día cuando en realidad no lo necesitas.

Una reflexión…

Todas las acciones del ser humano tienen una motivación, un porqué.

En el tema que nos ocupa hoy, se trata de tener perfectamente localizadas las razones que te han llevado a tener este mal hábito.

Solo reconociendo las causas, encontrarás la solución, así que te voy a explicar las tres razones que te llevan a picar sin parar.

 

1- Hambre emocional

El hambre emocional, es seguramente la causa principal del picoteo entre comidas.

Este concepto hace referencia a que te pones a comer a todas horas porque te sientes triste, porque estás nervioso, porque padeces estrés, etcétera.

En este caso, no estás comiendo porque tu organismo lo necesite, lo haces para cubrir tus carencias afectivas.

Lo mejor que puedes hacer en este caso, es reconocer lo que te pasa y ponerte en manos de un profesional para que te de las pautas para que dejes de refugiarte en la comida para solucionar tus problemas.

En cuanto trates debidamente ese problema, te será mucho más fácil abandonar la mala costumbre de estar picoteando a todas horas.

 

2 – Tienes sed

Es posible que esto te sorprenda, pero está demostrado científicamente que en ocasiones tu cerebro confunde el hambre con la sed.

A veces te pones a comer algo, porque crees que tienes hambre, cuando en realidad lo que pasa es que te estás deshidratando.

Tienes que aprender a escuchar a tu cuerpo para saber lo que necesita realmente.

Por eso hagas lo que hagas y vayas donde vayas, nunca te olvides de tener un botellín de agua contigo.

Por cierto dos apuntes importantes sobre el tema del agua, lo primero no hay nada que hidrate mejor que el agua, así que si realmente quieres una buena hidratación olvídate de zumos, refrescos y similares.

Lo segundo es que se recomienda al menos 2 litros de agua diarios, espaciados a lo largo del día.

Esta cantidad como es lógico sube cuando aumentan las temperaturas o cuando haces ejercicio, ya que las pérdidas de agua del organismo son mayores.

 

 

3 – Saltarte comidas

Tener esta mala costumbre, es otro factor que te puede llevar de cabeza al picoteo.

Hay quien piensa un tanto ingenuamente que el hecho de saltarte comidas, hará que comas menos. Error!

Lo único que vas a conseguir si te saltas las comidas es picar más entre horas.

Si te paras a pensarlo tiene su lógica.

Al saltarte una o más comidas, lo único que vas a hacer es picotear durante todo el día como un loco, comiendo snacks y otra clase de chucherías que no le hacen nada bien a tu dieta.

 

3 Estrategias útiles para dejar de picar entre horas

Ahora ya has identificado las tres razones principales que te llevan a estar picoteando todo el día.

Conocer cuales son esas razones es un buen avance, porque al fin y al cabo, la mejor forma de corregir problemas, es detectando los factores que los causan.

Entonces es cuando llega el momento de tomar acción para implementar una serie de acciones que puedes utilizar en tu día a día, para abandonar el hábito de picotear.

Estas son tres cosas que puedes hacer:

 

1 – Ingiere los alimentos más calóricos en las primeras horas del día

Una de las cosas que más te pueden llevar a picar, es un desayuno insuficiente o un desayuno que no te proporcione una buena parte de las calorías que vas a consumir durante el día.

Si adoptas la costumbre de ingerir alimentos calóricos en las primeras horas del día, tendrás la suficiente energía durante la mañana como para no caer en tentaciones.

En este caso el refrán “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”, viene muy a cuento.

Eso sí, no te olvides de completar las cinco comidas diarias con dos tentempiés, uno a medio día y otro a media tarde.

 

2 – Prepara tapers con comida saludable si comes fuera de casa

Si te pasas todo el día trabajando fuera de casa y no tienes una disciplina, es mucho mas fácil pecar, consumiendo entre horas todo tipo de chucherías que no aportan nada bueno a tu organismo.

Si comes en un restaurante puedes elegir un menú saludable.

Pero ¿qué pasa con el tentempié de media mañana y de media tarde?

Pues lo típico, en esos momentos te acercas cualquier máquina expendedora repleta de “alimentos” que no van a hacer nada bueno por ti.

Un momento…

No tienes porque resignarte a esto, la clave de todo está en la planificación y en la implementación de una serie de rutinas saludables en tu alimentación.

Si trabajas “full time” fuera de tu casa, los tupers pueden ser tus mejores aliados, una ensaladita, un plato de pasta, fruta…

No tienes porque convertirte en un esclavo de las máquinas expendedoras y de la “comida chatarra”.

Tienes la solución en tu mano, planifica lo que vas a comer mañana y sácale partido a los tapers.

 

3 – Comer saludable no implica pasar hambre

Ya he hablado antes de las nefastas consecuencias de saltarse las comidas en relación al picoteo.

Pues bien, el tema de las cantidades es algo que también tendrías que considerar si no quieres caer en prácticas que te van a perjudicar.

A grandes rasgos, porque el tema da para mucho, lo fundamental en este punto, no es tanto la cantidad sino la calidad de lo que comes, comer sano no es sinónimo de comer poco.

Se trata de que aportes a tu organismo lo que necesita.

Si estás implementando una buena dieta y pasas hambre, seguramente algo habrá que corregir.

Además ya sabes que pasar hambre, te lleva a picar entre horas.

Por eso tus 5 comidas diarias deberían satisfacer la demanda energética de tu organismo, sobre todo cuando estas haciendo fitness o estás practicando cualquier deporte.

En resumen, si repartes la ingesta de alimentos en 5 tomas y practicas una dieta saludable, tendrás todas las armas que necesitas para mantener bien lejos la tentación de picotear entre horas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

No te detengas

Explora más

Correr sin perder masa muscular: ¿Es posible?

Algunas personas que practican fitness, son “alérgicas” a practicar running, porque están convencidos de que no es posible correr sin perder masa muscular. Pero, ¿Qué

X
Me alegra tenerte en Entrenador Personal Valencia
wpChatIcon